«Los estudiantes refugiados nos enfrentamos a obstáculos y dificultades, pero no nos hacen más débiles, sino más fuertes»

 Salama Mohamed-Fadel Sidna

Salama Mohamed-Fadel Sidna: "El Programa de acogida para personas refugiadas y solicitantes de asilo de la UOC es una iniciativa más humana que educativa".

16/03/2022
Àngels Doñate
Salama Mohamed-Fadel Sidna, estudiante refugiado de la UOC

 

A lo largo de la historia, ¿cuántos estudiantes habrán utilizado la excusa de que el perro se les ha comido el trabajo? En el caso de Salama Mohamed-Fadel Sidna, que ha superado la especialización de Competencias de Análisis (Data Literacy) de la UOC, fue una oveja la que se comió su trabajo, y no era una excusa. Vivir y estudiar en un campo de refugiados en Tinduf (Argelia) tiene estas cosas y otras, como quedarse sin internet o electricidad durante días. A pesar de esto, gracias al Programa de acogida para personas refugiadas y solicitantes de asilo de la UOC y una esperanza a prueba de obstáculos, este informático saharaui ha superado con buenas notas sus estudios y ya sueña con convertirse en mentor voluntario, un cargo que forma parte del mismo programa, para acompañar a otros refugiados que, como él, quieran mejorar su presente y futuro a través de la educación.

¿Cuál es tu formación?

Soy máster en Sistemas de Información, ámbito de la informática, por la Universidad de Tremecén (Argelia). Desde que estudiaba en la escuela, me han gustado las matemáticas y las ciencias exactas como la informática, con la aplicación de los algoritmos, el aprendizaje automático, la estadística, etc. Por eso, decidí estudiar informática en la universidad.

Viviendo tan lejos, ¿cómo conociste la UOC?

La conocí a través de la Asociación Catalana de Universidades Públicas (ACUP). Hace un tiempo envié un mensaje a una dirección electrónica genérica de la ACUP para preguntar si había oportunidades para personas en mi situación. El curso pasado hice la primera solicitud, pero no me seleccionaron. Mantuve la esperanza de que este curso sería mejor. Y me seleccionaron. En las dos ocasiones pedí hacer la especialización de Competencias de Análisis, que finalmente he podido cursar.

¿Por qué escogiste esta formación?

Por varias razones. Por un lado, porque me gusta mucho "pelearme" con los datos y la manipulación de conjuntos de datos. Pero sobre todo porque con el conocimiento que he adquirido en esta especialización puedo servir mejor a mi comunidad saharaui. ¿Cómo? Con la creación de bases de datos de refugiados y la manipulación, la visualización y el análisis de estos datos para mejorar el servicio en temas de distribución de alimentos, agua, etc.

¿Qué es lo que más te ha gustado de estudiar en línea?

Poder estudiar a mi ritmo. En mi caso, quiero decir a mi ritmo de habilidad o de las condiciones de vida en los campamentos.

Estudiar desde un campo de refugiados no ha sido fácil…

En los momentos en los que hay internet y electricidad, avanzo todo lo que puedo porque sé que vendrán otros muchos momentos en los que no habrá. En los campamentos hay obstáculos como estos u otros, como las malas condiciones de la vida en general. Al final, he conseguido hacer los estudios. El modelo educativo de la UOC me ha gustado mucho, aunque, a veces, he echado de menos el factor humano.

En Tinduf, incluso algunos animales lo ponen difícil, ¿verdad?

¡Sí! Una vez, haciendo un resumen para resolver la primera entrega de la asignatura Visualización de datos, cuando ya llevaba tres hojas del resumen que tenía que hacer, salí a preparar la comida para las ovejas. Sin que yo me diera cuenta, una de ellas entró ¡y se comió los papeles! Afortunadamente, el ordenador portátil no es de papel y no se lo pudo comer. Me enfadé mucho porque tuve que repetir el resumen, pero ahora, cuando lo recuerdo, me río con esta anécdota.

¿Cómo valoras el Programa de acogida para personas refugiadas y solicitantes de asilo de la UOC?

Para mí, es una iniciativa más humana que educativa. Una iniciativa que refuerza la esperanza en la vida de personas como nosotros y la igualdad de oportunidades. La educación, de hecho, es la solución para mejorar el presente y el futuro de las personas. Me gustaría que la UOC, puesto que ofrece especializaciones como la que he hecho, ofrezca un máster. Sé que pido mucho, pero…

El programa cuenta con una persona mentora voluntaria que te acompaña. ¿Cómo ha sido la experiencia?

He avanzado en mis estudios con la orientación de una mentora. Ha sido una experiencia que tiene muchas ventajas, no solo porque me ha ayudado a sacarme las asignaturas y no perderme por el camino, sino también por la relación de amistad que ha nacido. La idea de los mentores me ha gustado; a mí me ha ayudado mucho. Me gustaría ayudar a otros estudiantes y, de paso, dar las gracias a la UOC por esta oportunidad.

¿Tienes algún consejo para otros estudiantes refugiados como tú que empiecen en la universidad?

Para conseguir nuestros objetivos, tenemos que luchar, sacrificarnos y no perder nunca la esperanza. Hay obstáculos, hay dificultades, pero no nos hacen más débiles, sino más fuertes, con más experiencias para la vida y para llegar al final de lo que nos proponemos.

Si dentro de diez años volvemos a hablar contigo, ¿dónde te gustaría estar, Salama?

Profesionalmente, me gustaría trabajar como analista de datos, conseguir éxito en una entidad (empresa u ONG) y servir a mi comunidad saharaui a través de mi profesión.