«El machismo dominante ha silenciado la participación de las mujeres en la guerra»

 Gonzalo Berger

Gonzalo Berger: «Con la incorporación de la tecnología, la mujer ha conseguido la igualdad de condiciones en la guerra»

16/03/2022
Teresa Bau
Gonzalo Berger, profesor colaborador de los Estudios de Artes y Humanidades de la UOC

 

Desgraciadamente, en las últimas semanas la guerra vuelve a estar en el primer plano de la actualidad. El historiador Gonzalo Berger, profesor colaborador de los Estudios de Artes y Humanidades de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), es experto en estudios de género y conflicto armado. Berger ha investigado a fondo el rol de las mujeres en la guerra, especialmente en la guerra civil española, un conflicto que lo ha inspirado a impulsar el interesante Museo Virtual de la Mujer Combatiente, que documenta la participación de 3.200 mujeres soldados en la guerra de 1936 a 1939. En esta entrevista, el historiador, autor de varios libros, reflexiona sobre el papel de la mujer en la guerra, tradicionalmente silenciado, y nos habla de cómo ve el presente y el futuro de los conflictos armados.

Como historiador de la aportación de las mujeres en la guerra civil española, una pregunta genérica. ¿Por qué crees que las mujeres no han sido, en general, soldados y combatientes en las guerras? ¿Opinas que las mujeres son inherentemente más pacíficas? ¿Es una cuestión biológica?

Como historiador no tengo una respuesta científica en relación con el carácter pacífico o no de las mujeres. En las épocas en que las guerras se decidían mediante batallas campales, en las que el grado de violencia era determinante para lograr la victoria, la mujer tuvo un rol muy residual. La violencia se asocia a la testosterona, y este es un componente que se manifiesta de forma predominante en el género masculino. Por supuesto que ni el coraje, ni la resistencia física o la habilidad son atributos masculinos. Ahora bien, con el aumento de la complejidad tecnológica y el alto grado de especialización de las guerras modernas, la mujer ha conseguido la igualdad de condiciones en las cuestiones bélicas.

¿Ha cambiado en los últimos tiempos el rol de las mujeres en las guerras? ¿Hay más mujeres soldados en los conflictos armados contemporáneos (Irak, Siria, Ucrania...)? ¿Por qué?

El aumento de la participación de las mujeres en los conflictos armados se explica por varios motivos. El primero ya lo hemos comentado: la "tecnificación" a la hora de combatir ha eliminado de la ecuación la violencia física como elemento determinante en la guerra. Un segundo factor que lo justifica es el alto grado de participación social y política de las mujeres en las sociedades modernas: han dejado de tener un rol pasivo para asumir uno activo. El tercer motivo es la aparición del concepto "guerra total", en que ya no son los "guerreros" los que intervienen en los conflictos armados, dejando al margen al resto de la población, sino que se involucra toda la sociedad civil, hombres y mujeres.

¿Por qué te interesaste por las combatientes femeninas antifascistas de la guerra civil española?

Durante mi tesis doctoral trabajé a fondo las milicias antifascistas organizadas en Cataluña. A medida que iba profundizando en la documentación de la época, la percepción de que la participación de las mujeres en las milicias era más relevante de lo que comúnmente se creía fue en aumento. A pesar de que existen antecedentes contemporáneos en las revoluciones mexicana y rusa, la movilización de las mujeres españolas marcó un precedente que influyó en el conjunto de las mujeres europeas, tanto por el importante número de voluntarias que lucharon en defensa de la república como por el rol que desarrollaron en las unidades de combate y su impacto mediático. Me interesaba mucho estudiar las motivaciones y los resultados de este proceso.

La participación femenina en la Guerra Civil ha sido un aspecto bastante desconocido hasta hace pocos años. ¿Por qué este silencio sobre la cuestión?

Otra vez hay varias respuestas a tu pregunta. El machismo dominante es una. La derrota sin paliativos de los republicanos es otra. La propia necesidad de muchas de las mujeres combatientes de esconder sus experiencias durante la guerra también ha influido en esta cuestión. Finalmente, durante la Transición se inició un proceso de reconstrucción de la memoria republicana, y durante este proceso la recuperación de los referentes se centró en los hombres.

Otro elemento muy ignorado que explicas en tu proyecto es que fueron a combatir mujeres de diferentes clases sociales y opciones políticas diversas. ¿Qué tenían en común que hizo que tomaran la decisión de ir a luchar?

Sí, siempre se había dicho que las mujeres combatientes eran anarquistas. El análisis de las fuentes documentales nos indica que no fue así. Participaron en la guerra, como combatientes, mujeres de todas las clases sociales y a partir de diferentes propuestas políticas: su perfil transita desde el centro moderado republicano hasta el movimiento libertario, pasando por socialistas, comunistas o catalanistas. Todas identificaban a los sublevados como su enemigo ideológico, pero también de género; una clara amenaza a sus derechos como ciudadanas de pleno derecho, lo que finalmente pasó...

¿Entre las filas de combatientes del bando fascista también hubo mujeres?

No, esto es impensable en unidades militares.

Al formarse el ejército de la República, las mujeres fueron sutilmente expulsadas de la lucha armada. ¿Cuáles fueron los motivos? ¿Era una discriminación puramente sexista?

Efectivamente. Sí, discriminación por género. Se debe remarcar que la expulsión de las mujeres de las unidades de combate no fue ordenada por el gobierno republicano; de hecho, en nuestro proyecto hemos documentado 360 mujeres que combatieron hasta el final de la guerra en diferentes frentes y encuadradas en el Ejército Popular de la República.

Las mujeres soldados han sido siempre bastante silenciadas por la historia oficial, a pesar de que han participado en un gran número de conflictos. Quizás en los últimos tiempos se han dado más a conocer, como el papel de las mujeres soldados en el Kurdistán. También la escritora Svetlana Alexiévich ha descrito la contribución de las mujeres soviéticas en la Segunda Guerra Mundial. ¿Cómo explicas este fenómeno reciente de reivindicación?

Porque es real. Las mujeres son parte de la historia. Sus experiencias de vida, en este caso durante los conflictos armados, también nos ofrecen respuestas con relación a los procesos políticos y sociales en los que participaron o participan.

¿Crees que a medida que se avance hacia una sociedad más igualitaria entre mujeres y hombres habrá más mujeres soldados? ¿O bien, al contrario, una sociedad más igualitaria optará menos por la violencia, dado que las mujeres ocuparán también posiciones de poder?

Me gustaría pensar que la guerra como medio de resolución de conflictos desaparecerá, que solo formará parte de lecturas, películas o estudios del pasado, pero lamentablemente, y analizando las dinámicas de los primeros veinte años del siglo xxi, parece que no será así. Las mujeres tienen la misma capacidad de combatir que los hombres, yo preferiría que ni las unas ni los otros nunca tuvieran que hacerlo. La guerra es la peor experiencia que puede vivir un ser humano; sus consecuencias son imprevisibles y, en el mejor de los casos, tardan años a superarse. 

Por último, ¿en qué proyectos trabajas actualmente y qué tienes en perspectiva? ¿Continuarás estudiando el rol de las mujeres en la guerra?

Sigo trabajando en estudios de género y conflicto armado. Mi línea de investigación se centra en el análisis del fenómeno del voluntariado en los conflictos europeos del siglo xx.